top of page
  • Foto del escritorQUALCO

¿ESTAMOS MIDIENDO ADECUADAMENTE EL OCTANAJE?

Los equipos portátiles pueden arrojar INFORMACIÓN INCORRECTA


En la práctica sentimos la falta de octanaje en el motor de nuestro auto, a través del aparecimiento del cascabeleo y los múltiples problemas que trae consigo. Para predecir justamente el comportamiento de una gasolina respecto a este fenómeno se mide su octanaje, sin embargo es obvio que esta propiedad debe medirse de manera correcta, aplicando una metodología estandarizada, pues de utilizarse otros métodos no oficiales se tendrán como resultados, INFORMACIÓN FALSA, MENOS EXACTA Y MENOS PRECISA.




Circula en la web información respecto a la medición de octanaje, utilizando en ciertos casos equipos portátiles, los cuales en función de LA METODOLOGÍA que utilicen para realizar la medición, son más o menos exactos y todos ellos tienen CONSIDERACIONES que deben ser tomadas en cuenta antes de concluir como válido un resultado. conoce a continuación qué hay que tomar en cuenta al respecto.


Para medir el octanaje de la gasolina existe un método normalizado, el cual incluso hoy por hoy no refleja todo el comportamiento que puede tener una gasolina en un motor, evidenciándose por lo tanto que utilizar otros métodos “no estandarizados”, van a ser incluso menos exactos y precisos. La clave para saber que se está midiendo de manera adecuada es justamente preguntarse QUÉ REALMENTE MIDE el equipo utilizado.





El método estandarizado y probado mide el comportamiento de una gasolina en un motor de prueba. Este comportamiento es COMPARADO al que tienen mezclas conocidas de compuestos químicos, obtenidas en un laboratorio. A principios del siglo XX se conocía que el iso-octano era resistente al calor y no se auto encendía, mientras que el n-heptano se auto encendía fácilmente. De ahí que se decidió hacer mezclas entre estos dos compuestos químicos que reflejarán el comportamiento de una gasolina en un motor de prueba.




Cabe recalcar que este método está normalizado y es el aceptado al momento, porque justamente está haciendo una medición práctica, al menos en un motor de laboratorio.




Normalmente un octanómetro bajo la metodología estandarizada es un equipo costoso, el cual en general no está al alcance de todas las personas y por ello se lo encuentra solamente en ciertas universidades, entidades gubernamentales de control y refinerías.



Las mediciones en un octanómetro normalizado, necesitan de un tiempo de análisis considerable y además requieren llevar las muestras de la gasolina al laboratorio.Estas condiciones no son prácticas sobre todo para realizar mediciones en campo, requeridas por ejemplo para control de calidad, lo cual dio como consecuencia el surgimiento de equipos portátiles para realizar mediciones.







Una de las tecnologías más usadas de estos equipos portátiles mide la “composición de la gasolina” y específicamente los tipos de hidrocarburos presentes, como por ejemplo el contenido de alcoholes, compuestos aromáticos, cíclicos y otros. En su base de datos se tiene almacenado qué octanaje tiene aproximadamente cada uno de esos grupos de compuestos y en función de su contenido, el equipo CALCULA el octanaje final de la mezcla. Las mediciones llevadas de esta manera son prácticas pero NO EXACTAS y además a través de esta metodología NO SE PUEDEN DETECTAR ciertos tipos de compuestos que no estén en la base de datos del equipo, por ejemplo ciertos aditivos para combustibles.




Existen otros equipos menos precisos y por lo tanto menos utilizados para control de calidad en la industria del petróleo, sin embargo más económicos y accesibles, como el que se mira en la fotografía.





Nuevamente es SÚPER IMPORTANTE conocer QUÉ MIDE el equipo que estamos utilizando. En este caso, el equipo mide lo que se conoce como CONSTANTE DIELÉCTRICA. Se sabe que en ciertos compuestos hidrocarburos (NO TODOS) a mayor constante dieléctrica de una sustancia se tiene mayor octanaje, sin embargo no son válidas las mediciones cuando el combustible tiene alcohol y no es sensible a detectar ciertos aditivos.


Se conoce que al adicionar cierta cantidad de alcohol en la gasolina, se tendrá un incremento de octanaje final en el combustible.



  • En nuestro laboratorio añadimos a una gasolina de 88 octanos, un 5% de alcohol. De acuerdo con información bibliográfica técnica, el octanaje final debería ser de 91 octanos, sin embargo, el EQUIPO MARCA ERRÓNEAMENTE un valor superior..






*1. Rankovic et Al. (2015).


Con esto puede comprobarse que específicamente este equipo, que mide la constante dieléctrica y luego calcula el octanaje, no podría ser usado para medir una sustancia que contenga alcohol, compuestos oxigenantes e incluso otros, porque DARÍA LECTURAS ERRÓNEAS.


Hoy por hoy la metodología normalizada que usa motores de prueba en un laboratorio, es la más confiable para medir el octanaje y aun así no refleja todo el comportamiento real de la gasolina en un motor, porque fue diseñado para motores antiguos, mientras que los métodos que usan equipos portátiles son menos exactos y no pueden ser aplicados bajo ciertas circunstancias, en los cuales la clave es conocer qué es lo que están midiendo.


El uso del octanaje adecuado o una compensación del mismo, en la práctica se podrán comprobar en campo, es decir en nuestros vehículos, con la reducción de cascabeleo en el motor, reflejado en una combustión más eficiente, sintiendo además más potencia y más rendimiento.


 

*1. Rankovic et Al. (2015). Understanding octane number evolution for enabling alternative low RON refinery streams and octane boosters as transportation fuels. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0016236115001453






3070 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


Recibe Artículos Con Mayor Profundidad Técnica
bottom of page