top of page
  • Foto del escritorQUALCO

SEDIMENTOS BLANQUECINOS: ¿REFRIGERANTE MALO?

Incrustaciones y Residuos Blanquecinos en el Sistema de Refrigeración


Realizar servicios de mantenimiento en nuestro taller de servicio y encontrar RESIDUOS BLANQUECINOS e INCRUSTACIONES en el Sistema de Refrigeración de los autos de nuestros clientes es preocupante, porque pueden causar daños y sobre todo porque cuestiona la calidad del servicio que proveemos y los productos que utilizamos, más aún cuando nos consta que el REFRIGERANTE fue colocado en nuestras instalaciones. ¿Pero qué deberíamos hacer si detectamos la presencia de estos residuos?



La premisa en el taller de servicio debe ser, el seguir la recomendación del fabricante del vehículo, concretamente relacionado con este caso, utilizar un refrigerante que cumpla con las especificaciones solicitadas. En el mercado, los proveedores de insumos químicos deben siempre suministrar hojas técnicas y de seguridad (msds) de sus productos, de tal forma que los técnicos encargados del taller deben revisarlas y verificar el cumplimento de las propiedades sugeridas. Este accionar permitirá además comparar la performance con otros productos.


Pueden existir circunstancias por las cuales la información técnica provista sea correcta, pero que en la práctica el refrigerante utilizado no tenga una calidad coherente con dicha información. Esto hace indispensable que el ingeniero mecánico automotriz tenga los criterios y conocimientos suficientes para contrastar la información y cuestionar al proveedor, por sí mismo.



Una de las razones por las cuales pueden presentarse estos residuos blanquecinos es por la inadecuada calidad del agua utilizada. La solución refrigerante usada en el sistema de refrigeración puede demandar la mezcla de un refrigerante puro con agua o bien incorporar lo que se denomina refrigerante listo para usar.


En el caso de realizar una mezcla de agua con refrigerante puro en nuestro taller de servicio, es imprescindible que se utilice agua destilada o desmineralizada. No se puede utilizar agua de las llaves, porque justamente, ésta contiene minerales tales como calcio y magnesio que son los responsables de formar precipitaciones. Estos residuos comprometerán al paquete anticorrosivo y además presentarán una coloración blanquecina.


El agua destilada o desmineralizada puede ser adquirida a un proveedor o bien se puede contar con un sistema de depuración para generarla. Normalmente los sistemas incluyen resinas de intercambio que retiran los iones perjudiciales de calcio y magnesio del agua de las llaves. Una causa por la que podría tenerse presencia de estos minerales es la saturación de las resinas y su baja remoción, por lo que debe revisarse y cerciorarse del estado de estos equipos y su eficiencia de forma periódica.


En el caso de un refrigerante LISTO PARA USAR, de la misma forma el proveedor debió haber utilizado agua desmineralizada o destilada para la mezcla y de igual manera una presencia de iones de calcio y/o magnesio, evidenciaría que su proceso de desmineralización tiene problemas.




Otra de las razones por las cuales se pueden presentar residuos blanquecinos es por la presencia de ciertos compuestos en el paquete anticorrosivo, generalmente debido a la presencia de SILICIO. Los silicatos son compuestos químicos que han sido ampliamente utilizados como anticorrosivos, sin embargo especialmente en altas concentraciones son susceptibles de precipitar.


Existen condiciones operativas como cambio en el pH o abruptas caídas de presión en ciertas zonas del sistema de refrigeración que pueden causar una gelificación de los silicatos y generar estas acumulaciones. Estos problemas han desencadenado que los fabricantes de vehículos sugieran el uso de tecnologías denominadas LOW SILICATE e incluso aconsejen usar refrigerantes que no contengan silicio. Una tecnología LOW SILICATE debe considerar que se tanga menos de 200 ppm de Silicio en el sistema.


Evidentemente se puede concluir que la presencia de Calcio, Magnesio o Silicio serían las causas más comunes para desencadenar residuos blanquecinos en el sistema de refrigeración, pero cómo comprobarlo?.


Es necesario que se realicen ensayos químicos, la sugerencia será tomar una muestra de los residuos encontrados y una muestra del refrigerante utilizado. Podría complementarse con una muestra del agua utilizada, en caso de que se realice la mezcla en el taller de servicio. La toma de muestras debe contar con registros y debe ser REPRESENTATIVA.


Estas muestras deberán ser sometidas a un Análisis Químico y si bien existen varias alternativas se sugiere llevar a cabo el análisis de ABSORCIÓN ATÓMICA en un laboratorio certificado, solicitando que se registre la presencia de Calcio, Magnesio y Silicio.



Los resultados obtenidos nos ayudarán a identificar la presencia o no de estos metales y pueden evidenciar la causa de la formación de los residuos blanquecinos. La presencia de altas cantidades de magnesio y calcio concluirían que el problema es la calidad del agua, mientras que la presencia de altas cantidad de silicio evidenciará que el problema es la calidad del paquete anticorrosivo.


Existe la posibilidad de que los residuos tengan otras razones de formación, requiriéndose la asesoría de empresas con experiencia técnica en el área química automotriz para realizar un estudio con mayor profundidad.


La calidad del agua y la calidad del paquete anticorrosivo son vitales para cuidar el sistema de refrigeración de los vehículos, pero así mismo es indispensable que el personal técnico del taller tenga una formación que le permita contar con criterios químicos generales para discernir sobre la performance de un producto y su escogimiento y por lo tanto asegurar de esa manera, la calidad del servicio que prestamos y proyectar la confianza requerida a nuestros clientes.



157 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
Recibe Artículos Con Mayor Profundidad Técnica
bottom of page